Como usar de forma correcta un micrófono Deja un comentario

¿Cómo usar de forma correcta un micrófono?

¿Cómo percibes el micrófono? ¿Es tu mejor amigo o le tienes cierto recelo? En este artículo pensamos en cómo puedes sacarle el máximo partido al micrófono. ¿Cómo puedes hacer que trabaje a tu favor y no en tu contra? ¿Cómo puedes asegurarte de que sea una ayuda para el culto y no una distracción? ¿Cómo usar de forma correcta un micrófono? Sigue leyendo si quieres saber más.

Es importante que nos demos cuenta desde el principio de que, como cantantes, no controlamos realmente lo que sale de los altavoces. Eso depende, en gran medida, de la persona que maneja la mesa de sonido. Lo que hagamos puede tener algún efecto, pero no puede salvar una mala mezcla con una mala ecualización. Nuestro trabajo consiste en dar al técnico de sonido la mejor materia prima posible con la que trabajar.

También debemos tener en cuenta que los ingenieros de sonido tendrán diferentes preferencias en cuanto a cómo les gustaría que manejaras el micrófono – algunos de sus puntos de vista pueden ser bastante estridentes y tendrás que tenerlos en cuenta. Las relaciones son importantes dentro de un equipo de culto y el equipo de sonido es una parte importante de todo lo que hacemos. Simplemente no vale la pena atrincherarse en estas cuestiones si eso va a agriar el ambiente en torno a un ensayo, una prueba de sonido o un servicio. Una vez establecido esto, podemos pensar un poco en la técnica del micrófono.

Canta hacia el micrófono

Lo primero y más importante es que debes cantar directamente al micrófono. No tengas miedo de ello – no puedes evitarlo de todos modos. La mayoría de los micrófonos que se utilizan para cantar son direccionales, lo que significa que sólo captan el sonido de un determinado radio y, sin duda, van a captar más lo que viene de frente que lo que viene de los lados. Puede quedar muy bien cantar a través del micrófono, pero no va a ayudar al sonido, ya que también permitirá que otros sonidos entren en la parte delantera del micrófono, lo que podría causar problemas de equilibrio o retroalimentación, ya que el nivel tiene que ser más alto.

Comprende el efecto de proximidad

La mayoría de los micrófonos que utilizamos para las voces en directo están sujetos a lo que se denomina efecto de proximidad. En pocas palabras, si cantas o hablas desde muy cerca del micrófono, algunas de las frecuencias más bajas se verán realzadas. Es un sonido al que estamos acostumbrados y a muchos nos gusta el sonido de nuestras voces cuando tenemos el micrófono casi tocando nuestros labios. El efecto de proximidad suele ser bastante agradable para el canto, pero si el sonido que obtienes es demasiado fuerte, puedes considerar alejarte un par de centímetros del micrófono, lo que debería suponer una gran diferencia.

Si eres un líder de alabanza que habla o reza entre canciones, también es una buena idea que te alejes un par de centímetros cuando lo hagas, ya que hará que el discurso sea más inteligible.

Utiliza el micrófono para mejorar la dinámica

Puedes conseguir sonidos muy diferentes moviéndote a distancias relativamente pequeñas hacia delante y hacia atrás de un micrófono. Este es el punto en el que algunos ingenieros de sonido pueden objetar, así que prepárate para hacer concesiones.

Cantar con los labios casi tocando el micrófono es una técnica muy buena para las voces más lentas y sensibles. Te permite cantar un poco más suave sin perder mucho volumen en la mesa de mezclas y aprovechando al máximo el efecto de proximidad. Para sacarle el máximo partido, hay que asegurarse de que el canto “normal” tiene lugar a uno o dos centímetros de distancia del micrófono para que haya un contraste.

Lo contrario de lo anterior también es cierto. Si estás cantando canciones fuertes y rápidas, puede ser útil retroceder uno o dos centímetros. De nuevo, mientras proyectes tu voz en el micrófono esto debería mantener el nivel básico similar y tener menos efecto de proximidad también puede hacer que las palabras sean un poco más claras cuando se mueven más rápido.

También puedes utilizar la distancia del micrófono a tu favor cuando te veas obligado a empujar para alcanzar una nota. Mover la boca hacia atrás unos diez centímetros más puede ayudar a que el sonido no “explote” en el micrófono. Dicho esto, no aconsejo empujar para alcanzar las notas con demasiada frecuencia, ya que puede dañar las cuerdas vocales.

Merece la pena probar estas ideas en los ensayos si se puede. Tienes que ser consciente de que sólo se requieren pequeños movimientos e intentar asegurarte de que no te pasas de la raya. Que puedas hacer algo no significa que tengas que hacerlo.

Proyecta tu voz

No se trata de cantar fuerte. Cuando se utiliza un micrófono, puede ser fácil apuntar la voz hacia la parte delantera del mismo. Aunque parezca que se está utilizando el micrófono, a menudo no se aprovecha todo el potencial de la voz. Para cantar de forma más natural y expresiva, debes dirigir tu voz hacia el fondo de la sala. Se trata de imaginar hacia dónde va el sonido en tu cabeza, pero realmente supone una gran diferencia.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.